lunes, 26 de noviembre de 2012

EL ABURRIMIENTO

¿Por qué todo acaba aburriendo?
Se eternizan: las acciones, las personas y sus perfiles, las enfermedades, los premios, los insultos, las crisis, las hambrunas, los ricos, los pobres, la lluvia ( eso no), los jefes, sus acólitos, los ágapes, el famelismo, la Fórmula 1, las GP, la Literatura, las nuevas tecnologías, los beneficiados de los intereses a plazo fijo de esas tecnologías,  la Bolsa, los Valores, las costumbres, el mal gusto, América, Asia, Isabel y Fernando, El Mentalista, La que se avecina, la que ya tenemos encima, la homosexualidad, las parejas de hecho, las bodas, los juzgados, la gastronomía, Anne Igartiburu, la 1 y la 2, la Sexta., la quinta, el sexo, el café, las comilonas, el twoo, todo acaba aburriendo a base de bien, un asco.

domingo, 25 de noviembre de 2012

FRENTE A FRENTE

MODELOS DE NEGOCIO ALREDEDOR DE FACEBOOK
Toda la información que contiene ese contenedor que es facebook, genera miles y miles de pequeños negocios alrededor, que son negocios visibles, dícese los anuncios de todas las grandes marcas: bien sean automovilísticas, Gastronómicas, Transmediáticas, etc...¿ Cuánto pagan esas marcas, esos grandes patrocinadores y a quién? Facebook es la calle por donde nos movemos, el paisaje natural con sus tiendas, servicios, bancas, periódicos, televisiones, y, si se quiere, una gran capacidad de maniobra para dominar el mundo.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

martes, 13 de noviembre de 2012

LUIS LANDERO Y JON BILBAO. ESPLÉNDIDOS EN DIÁLOGOS CON LA LITERATURA

Esta tarde, en la biblioteca de la calle Bidebarrieta, ha habido una conferencia con Luis Landero y Jon Bilbao. Maravillosos ambos, me ha sorprendido gratamente la trayectoria docente de Luis, al final ha habido intercambio de preguntas, alguna alegoría al feminismo, más bien un guiño en favor de las lectoras de aventuras, si las hubiera, aunque no creo que fueran mayoría, al menos no a la etapa que Luis se refería. De Luis no he leído nada y lo que lea tendrá que ser necesariamente un ejercicio virtual pero me ha picado la curiosisdad porque me parece un  buen tipo. A Jon ya le conocemos y admiramos, me extrñé al pensar en un relato de Como una historia de terror, digo, me extrñé al pensar que no recordaba los personajes, al menos no de forma precisa y sí del entorno hostil y asfixiante en el que se movían. Una tarde genial.

sábado, 10 de noviembre de 2012

HOY es hoy, mañana será también hoy.

En un principio hubo una naturaleza que fue el campo, la naturaleza verde y ecológica. En una etapa posterior hubo una segunda naturaleza que fue la ciudad, las grandes ciudades. Hoy hay una tercera naturaleza que es la realidad virtual, entendiendo por naturaleza el paisaje artificial por donde nos movemos con soltura y naturalidad. Esa tercera naturaleza, es una fuente de riqueza en sí misma, con una sede central y un gran capital financiero que depende de los transeuntes de éste paisaje. Así como antes anduvimos por las aceras, ahora lo hacemos por autopistas virtuales y conglomerados de redes que desembocan en un depósito único e inalcanzable. El depósito se llena cada día pero paradójicamente cada vez quiere llenarse más, nunca es suficiente por lo que se autoregenera su sistema y lanza sus tentáculos hacia todas las autopistas centrales, secundarias y comarcales de la misma red común. Cada click, cada conexión, cada periférico y cada objeto nuevo son lanzados desde controles remotos a cada uno de los puertos de todas y cada una de las redes del Sistema Económico Financiero que controla nuestras vidas. Ya no leo libros en papel, me aburren soberanamente, sólo abro aquí y allá una y otra ventana para asomarme como gran espectadora del mundo. Basta abrir algo para encontrarte con la magia y la imaginación por control remoto, una explosión de emociones que inyectan combustible al sistema circulatorio financiero.

jueves, 1 de noviembre de 2012

Oh, Danny boy, oh, Danny boy, I love you so.


REVOLUCION

Una mujer entra en una sucursal del Imperio Zara. Lleva unos zapatos azul oscuro de ante de corte masculino con cordones, no demasiado viejos aunque sí muy usados. Los compró en una tienda de su barrio, una zapatería pequeña y ordenada de cajas que levantan muros que impiden el deambular normal por ese espacio. Digamos que a esos zapatos les tiene un cariño especial, no fueron caros, 35 euros de matérica ilusión consumista. En Zara las cosas son diferentes, todo es calor y confortabilidad. La mujer, nuestra mujer, ve unos zapatos preciosos que llaman su atención, también de corte masculino, 84 euros de  habitación hacinada de sudor y trabajo las 24 horas. Se despoja de sus zapatos, se coloca los nuevos que se romperán a la velocidad de la luz, y deja los viejos por si alguien pudiera  aprovecharlos. Sale de la tienda y se va con sus zapatos a otra parte. Se siente inmensamente feliz por el intercambio. Por esta vez, el consumo, ha tenido su parte de reciclaje 100% de gran ecología visceral. Y esto en conjunto podría considerarse el despegue hacia un nuevo paradigma.